Ingresar

Tenis Club Argentino

Institucional

header institucional

Historia

Tenis Club Argentino (1913) (Argentino Lawn Tennis Club)

tca exterior oldEsta institución, una de las más prestigiosas en el mundo dedicada a la práctica del tenis, se fundó el 2 de julio de 1913 a raíz de la iniciativa de un grupo de 30 personas, aproximadamente, que se reunieron en la casa de uno de ellos, la del señor Francisco Gutiérrez, situada en la avenida Callao 1678. Entre los concurrentes existía el deseo de crear la primera entidad "criolla" consagrada a este deporte. Como dato pintoresco cabe indicar que uno de sus más fuertes impulsores presentes en la reunión era un ciudadano británico, profesor de idiomas y de historia natural, don Charles Jenkins, quien finalmente fue elegido primer Presidente, secundado por Alfredo Sere (Vice) y Luis María Varela (Secretario).

Las primeras canchas del entonces denominado "Argentino Lawn Tennis Club" -tal su primer nombre- se hicieron en un terreno ubicado en la avenida Alvear (hoy del Libertador) esquina Cavia, para muy pronto trasladarse al predio actual, también municipal pero mucho más extenso, aledaño al histórico campo de Palermo, cuna del deporte, incluido el tenis, al cual se llegaba por caminos de tierra. No había alumbrado público por lo que los socios estaban animados de una fortaleza ejemplar.

lechuzaEl traslado del club se produjo el 28 de noviembre de 1914, época en la cual se procedió a la adopción de su actual nombre: Tennis Club Argentino, que luego le quitó una "n" a la primera palabra. El lugar está delimitado por las calles Belisario Roldán y Valentín Alsina en el Parque Tres de Febrero, y el medio más seguro de acceso era en aquel momento la línea del Ferrocarril Central Argentino, en su cercana estación 3 de Febrero. Más y más canchas fueron construidas hasta sobrepasar la veintena incluyendo las de polvo de ladrillo y una de superficie rápida. Es a principios de 1915 cuando se produjo su afiliación, como uno de los primeros clubes, a la Lawn Tennis League of the River Plate. Y fue cofundador en la confirmación de la Asociación Argentina de Lawn Tennis. Los colores institucionales elegidos en 1915 fueron el blanco y el celeste con el modelo de la cruz de San Jorge. El 3 de julio de 1916 el superior gobierno nacional le confirió la personería jurídica. En 1919 fue sustituido el celeste por el azul y su bandera definitiva unió ese nuevo color al blanco, siempre sobre el patrón de la cruz citada con las iniciales T.C.A. Su historial deportivo registra un primer torneo interno trascendente: se realizó en junio de 1915. El individual de caballeros lo ganó Alfredo Villegas; el de damas Carmen Sastre; los dobles de caballeros Villegas y Diógenes de Urquiza; los de damas Sara Lanusse y Sastre y finalmente el doble mixto fue conquistado por Gladys Jacobs y Federico Elortondo.

En esta visión histórica caben dos hitos significativos para el club: el comienzo de la competencia de menores en 1927 y la iniciación del Campeonato Argentino en 1918, con el triunfo de Arturo Hortal, quien unió a su calidad de eximio tenista su condición de periodista y analista de este deporte. La construcción del edificio que ocupa la entidad se inició en 1916 y fue inaugurado al año siguiente con la dirección del arquitecto Carlos Mendoça Paz. En 1940 se contrataron los servicios del ex tenista francés y luego profesor Robert Ramillon, cuyas enseñanzas forjaron a jugadores de la valía de Enrique Morea, Viola Livetti y otros. El presidente de entonces, Horacio Bustos Morón, lo sedujo a radicarse en el país cuando se lo encontró en España, tras estallar la Segunda Guerra Mundial. A la escuela de tenis del club se incorporaron otros docentes, entre ellos el chileno Humberto Placencio, profesional y avezado jugador en canchas duras, sin olvidar a uno de los pioneros: Antonio Poza. Esa escuela, a través del tiempo, ha seguido aportando la enseñanza de un tenis académico constituido en un modelo en su clase y más tarde recibió el nombre de Carlos F. Lynch en honor al emblemático ex tenista, profesor y presidente del club -socio desde 1939- creador de la escuela en su etapa moderna. La Cancha 1 lleva el nombre de Enrique Morea, también presidente varios períodos. Anualmente se ponen en juego dos torneos abiertos con copas donadas: la Pablo Rey, la Clodomiro Hileret y la Al El Said Bey, instituida por el ex embajador de Egipto en el país y socio del TCA.

olivos1

Momentos inciertos en el TCA

La etapa ascendente del Tenis Club Argentino fue quebrada, lamentablemente, por decisiones extra deportivas en 1952 -en momentos que lo presidía don Pablo Rey-, cuando la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires revocó la concesión de los
terrenos donde se asentaba la sede del club
. Este hecho deplorable fue criticado por la prensa en general. Es importante citar a la revista "El Gráfico" del 18 de mayo de 1956, donde se ilustra con fotografías el estado en que quedó el club bajo esa condición. En otro medio periodístico, el diario "La Razón", su cronista redactor don Juan Carlos Bracamonte, al tener conocimiento del decreto respectivo, se comunicó con las autoridades del club a los que dio conocimiento de tal decisión superior.

Este paso resultó oportuno en el tiempo, procediéndose con premura al retiro de actas y objetos de valor, de cuya preservación se hicieron cargo distintos socios caracterizados, concientes del riesgo personal que corrían. El Tenis Club Argentino se abocó, entonces, a la prosecución de su existencia y apeló a la adquisición, en 1953, del "club house" y terrenos adyacentes del Olivos Golf Club. La nueve sede, ubicada en Entre Ríos 2365, Olivos, provincia de Buenos Aires, se constituyó en el centro vital del club en su tenaz esfuerzo para sobrevivir y, con el tiempo, en su anexo concurrido por los asociados, acrecentados por la zona, para la práctica del tenis en sus nueve canchas de polvo de ladrillo y una pileta de natación.

olivos2La restitución del predio de Palermo se produjo en 1956, muy deteriorado por el abandono. El 30 de octubre de ese año el intendente Luis María de la Torre dio formalidad a ese acto y puede decirse que este jalón histórico, angustioso por entonces, tuvo finalmente el feliz momento de la adquisición definitiva de los terrenos con la concesión protocolarizada en 1993, durante la presidencia de Enrique Morea y la gestión gubernamental del presidente Carlos Menem. En octubre de 1992 tuvo lugar la remodelación del club, edificio y dependencias, obras que tuvieron la dirección de dos socios de la entidad, los arquitectos Eduardo Polledo y Diego San Martín. De tal modo adquirió confortabilidad y amplitud.

sponsors